Local Grapes

Mallorca es una tierra rica en variedades autóctonas que en los últimos años se han revalorizado gracias al esfuerzo de muchas bodegas de la isla para elaborar vinos singulares, diferentes a los vinos comerciales del resto del mundo. De las cuarenta variedades locales, principalmente se elabora vino a partir de las variedades de uva negra como manto negro, callet, fogoneu y gorgollassa; y a partir de blancas como prensal o moll, giró ros y malvasía de Banyalbufar.

El manto negro se cultiva sobre todo en Binissalem y da unos vinos de graduación alta y cuerpo mediano con aromas a fruta madura. El callet es una planta rústica y poco vigorosa que produce vinos de graduación mediana, coloración rojiza y aromas excepcionales de sotobosque. El fogoneu es una variedad que básicamente está en la comarca del Llevant y da vinos de baja graduación y aroma leve. La gorgollassa, junto con el giró ros y la malvasía, es una variedad que estuvo a punto de desaparecer pero que se recuperó y hoy en día su cultivo está en expansión. Sus vinos son de baja graduación, de coloración granate, muy afrutados y suaves y ligeros en boca.

La variedad blanca más cultivada en la isla es el prensal, una cepa de alta producción, de uva larga y graduación mediana que produce vinos afrutados. La malvasía, tradicionalmente cultivada en la zona norte, da unos vinos muy aromáticos, de alto contenido alcohólico y buena acidez. Usada tanto para los vinos secos como los dulces. Y el giró ros da vinos de alta graduación, buena acidez y de gran intensidad en boca.

vinos-historia-mallorca-1